21º Premio Máximo Ramos y exposición USA Today, en el Torrente Ballester de Ferrol
Escrito por Carmen Chacón   
Lunes, 19 de Julio de 2010 11:17

Si generalmente el Premio Máximo Ramos se ha centrado en mostrar imágenes de las técnicas tradicionales del grabado en sus múltiples procesos técnicos, se da un giro muy interesante en el enfoque de un premio veterano de nuestro país.

Los artistas que se internan el arte gráfico, tienen en este nuevo planteamiento la oportunidad de dar rienda suelta a la experimentación sin corchetes y así aportar nuevas miradas en un terreno de la expresión con una riqueza incuestionable.

Sería interesante ver hoy la figura de Máximo Ramos recreándose en esta libertad sujeta a la seriación, la secuencia, el tiempo detenido en la espera de la trasformación.

Anne Heyvaert, comisaria de la exposición, apunta:

“Es pues, en esta temporalidad -tiempos de espera, tiempos diferidos, tiempos re-activados- que las imágenes se desdoblan y se transforman. Se despliegan las posibilidades, nace la ficción y la serie; frutos de la repetición sistematizada, basada en juegos de diferencias y mutaciones, en una suerte de red de posibilidades que se entrecruzan, en los que no prevalece ningún privilegio entre los diferentes estados, entre las diferentes fases del juego, entre los diferentes miembros de la familia, todos con genes comunes pero en las que cada uno tiene su identidad propia y singular.

En los pliegues y repliegues de la multiplicación-repetición, la tensión reside en la continuidad, en la durabilidad de la seriación, no hay efecto de ascensión, solamente intensidad e integración del espacio y del tiempo[1], como base creativa, como base de pensamiento. Pensamiento estructurado, secuenciado, entramado… pero también juego y magia de las imágenes multiplicadas, transformadas: metamorfosis, ilusión y seducción… “

El premio ha sido compartido por Santiago Jiménez (Compostela, 1979) con una espléndida obra: La chavalita con orejas de conejo, una deliciosa impresión digital y mixta de un artista coherente que invita a atravesar el entramado del hemisferio donde reside la femineidad y Ciprian Ciuclea (Rumanía, 1976), artista multidisciplinar buceando en un trabajo que aborda el mundo de la psicología, donde la sombra que porta el ser humano es motivo de análisis.

Si esto fuera poco, Ana Sole y Paz de la Calzada.( menciónes honoríficas) junto 32 artistas de diversos países añaden el aliciente para desplazarse a Ferrol y pasearse por el Centro Torrente Ballestere que Susana Cendán dirige con coraje y fuerza como solo las mujeres valiosas, inteligentes y valientes son capaces de hacer, un Centro ubicado en una ciudad con muchos problemas, posiblemente la peor tratada a lo largo de los últimos años en Galicia

Según palabras de Susana Cendán, la exposición Usa Today reúne a un conjunto de artistas americanos, la mayoría de los cuales[2] comienzan a despuntar a finales de la década de los setenta y, sobre todo, en los ochenta. Muchos de ellos son autodidactas. La calle constituyó su principal escuela y campo de experimentación. A través de la práctica del skate, el graffiti, el surfing, la música punk, el hip hop y otros géneros considerados marginales, los artistas que forman parte de este proyecto quizás no se sientan demasiado cómodos dejándose seducir por el sistema. Algo perfectamente comprensible en el mundo institucional occidental. Somos irremediablemente burgueses.

Muchos de los artistas de Beautiful Losers están presentes en Usa Today: Kaws, Shepard Fairey, Mark Gonzales, Spike Jonze, Mike Mills, Clare E. Rojas, Ed Templeton… Lo primero que llama la atención al analizar sus trayectorias es la coincidencia del medio en el que crecieron. Semejantes gustos musicales, el diseño de fanzines, revistas y publicaciones baratas caracterizadas por sus contenidos críticos y sin concesiones, la edición de vídeos de factura casera, las películas, una narrativa bizarra plagada de referencias a los dibujos animados, al mundo del cómic y la publicidad, diseños para portadas de discos, flyers, pegatinas, camisetas y, sobre todo, la fascinación por el mundo del skate, una estimulante mezcla de equilibrio, delicadeza e imaginación, una combinación física y mental de deporte y arte[3].

Estamos ante una cultura del boca a boca que, lejos de originarse en el museo o la galería, se desarrolla en circuitos independientes al margen del sistema, manifestándose a través de unos medios de expresión multidisciplinares -el diseño gráfico, la fotografía, el vídeo, el dibujo, la moda, el cine...- con los que, de alguna manera, le están sugiriendo al arte culto que ha llegado el momento de auparse del pedestal y asumir otras realidades.

Lo que realmente nos interesa de este proyecto es resaltar la capacidad de un grupo de jóvenes con aficiones comunes para crecer aprendiendo libremente y sin las ataduras con los flujos que dictaminan, de manera endogámica, lo que está in y lo que está out. En realidad, y a pesar de ser una institución -con todo lo que ello conlleva-, el Centro Torrente Ballester espera sinceramente no decepcionar a este grupo maravilloso de artistas, porque lo que en realidad nos hubiese gustado sería construir una inmensa piscina y multitud de rampas para que los skaters de la ciudad lo invadiesen con sus tablas tuneadas y piruetas. Sin trajes ni corbatas, como dice mi amigo Hugo. Pero somos burgueses, irremediablemente burgueses. Susana Cendán ya nos lo advertía al comienzo.


[1] Ver DELEUZE, Gilles. Diferencia y repetición, Júcar, Madrid, 1988, p. 173, 174.

[2] A excepción de Larry Clark o Ari Marcopoulos.

[3] Beautiful Losers. Arte actual y cultura urbana. Ed en colaboración con el Contemporary Art Center de Cincinnati y el Yerba Buena Center for the Arts de San Francisco. Madrid, 2008. p. 55.

 

Santiago Jiménez, La chavalita con las orejas de conejo, 2010, impresión digital y mixta, 125 x 92 cm.

 

Ciprian Ciuclea, Noise Protection A, 2010, impresión digital, 60 x 45 cm.

 

Ana Soler, Planetas aislados 1, 2010, serigrafía, estampa digital y colagge, 100 x 140 cm.

 

Paz de la Calzada, serie Y yo con estos pelos, impresión digital y bolígrafo, 50 x 40 cm.

 

Vista general de obras participantes en USA Today.

Todas las imágenes han sido reproducidas con permiso del Centro Torrente Ballester.